Victoriano segura (1941) -28

Jacinto Muniz tropezo con algunos pedruscos, resbalo y se cayo. Manuel Sicuri se acerco a diez pasos, tal vez a ocho. Jacinto Muniz logro incorporate, y se lanzo hacia el sur, derecho hacia el sur. Eldelante y Manuel Sicuri atras, corrieron en linea recta diez minutos, quince minutos, veinte minutos; y cada vez el indio estaba mas cerca, cada vez sus pisadas eran mas fuertes. La gran llanura esplendia, cargada de luz y de silencio. Manuel Sicuri no tenia por que preocu- parse; esto es, no se sentia preocupado. Era una actitud muy aimara la suya, aunque no sea facil de comprender. El indio Manuel Sicuri iba a hacer justicia; estaba seguro de que no tardaria en hacerla. No habia, pues, razon para que se excitara. Ese hombre que coma no podria salvarse; huiria cuanto quisiera, tal vez horas y horas, pero ellos dos estaban solos en la solitaria puna, y el, Manuel Sicuri, no se cansaria, no tropezaria con los khulas de la pampa, no caeria; y poco a poco iba acercandose al monstruo; pie a pie, pulgada a pulgada, iba llegando a su meta. Jacinto Muniz podia seguir huyendo. Eso no encolerizaba a Manuel Sicuri. Lo unico que tema el que hacer era mantener su paso, su trote seguro y constante, y no perder de vista al cholo.
El cholo volvio a tropezar y cayo de nuevo. Eso le ocurria porque volvia la cara para ver a su perseguidor; le sucedia porque habia sido perverso y tema miedo. Manuel Sicuri se le acerco a tres pasos. De no haber sido el un indio aimara, dueno de si mismo, le hubiera tirado el hacha y tal vez le hubiera herido. Pero podia tambien no herirle y entonces el otro ganaria tiempo mientras el volvia a recoger el arma. No; no habia por que adelantarse. Jacinto Muniz caeria en sus manos. Todavia podia esperar; es mas, podia esperar toda esa noche y todo el dia siguiente y toda una semana, y un mes y un ano y una vida; lo que no podia hacer era actuar sin tino y perder su oportunidad.
Jacinto Muniz tropezo con algunos pedruscos, resbalo y se cayo. Manuel Sicuri se acerco a diez pasos, tal vez a ocho. Jacinto Muniz logro incorporate, y se lanzo hacia el sur, derecho hacia el sur. El delante y Manuel Sicuri atras, corrieron en linea recta diez minutos, quince minutos, veinte minutos; y cada vez el indio estaba mas cerca, cada vez sus pisadas eran mas fuertes. La gran llanura esplendia, cargada de luz y de silencio. Manuel Sicuri no tenia por que preocu- parse; esto es, no se sentia preocupado. Era una actitud muy aimara la suya, aunque no sea facil de comprender. El indio Manuel Sicuri iba a hacer justicia; estaba seguro de que no tardaria en hacerla. No habia, pues, razon para que se excitara. Ese hombre que coma no podria salvarse; huiria cuanto quisiera, tal vez horas y horas, pero ellos dos estaban solos en la solitaria puna, y el, Manuel Sicuri, no se cansaria, no tropezaria con los khulas de la pampa, no caeria; y poco a poco iba acercandose al monstruo; pie a pie, pulgada a pulgada, iba llegando a su meta. Jacinto Muniz podia seguir huyendo. Eso no encolerizaba a Manuel Sicuri. Lo unico que tema el que hacer era mantener su paso, su trote seguro y constante, y no perder de vista al cholo.
El cholo volvio a tropezar y cayo de nuevo. Eso le ocurria porque volvia la cara para ver a su perseguidor; le sucedia porque habia sido perverso y tema miedo. Manuel Sicuri se le acerco a tres pasos. De no haber sido el un indio aimara, dueno de si mismo, le hubiera tirado el hacha y tal vez le hubiera herido. Pero podia tambien no herirle y entonces el otro ganaria tiempo mientras el volvia a recoger el arma. No; no habia por que adelantarse. Jacinto Muniz caeria en sus manos. Todavia podia esperar; es mas, podia esperar toda esa noche y todo el dia siguiente y toda una semana, y un mes y un ano y una vida; lo que no podia hacer era actuar sin tino y perder su oportunidad.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>