Semblanza literaria de juan bosch -2

La humanizacion de las imagenes y la elaboracion estetica del lenguaje, herencia modemista de la que Bosch se nutre, embellecen la vision del narrador que pone sus antenas mentales a sintonizar con todo lo que hiere su sensibilidad a cuanto ven sus ojos en este ambiente tropical y antillano:
La tarde sube las lomas desde tierra liana; despues persiste en levante una pintura rojiza. El hombre piensa que el cielo se quema. En el filo de su hacha esta tambien el incendio del cielo .
Todos los cuentos de Bosch reflejan a un narrador con sensibili-dad humana, preocupado por los problemas de los humildes, identi- fieado con su desgracia o su infortunio. Pero las circunstancias en que vivi’a su pueblo bajo la dictadura de Trujillo hizo que el autor de La Mcinosa aprovechara el embarazo de su mujer y consiguio la certificacion medica de un mal cuyo diagnostico correcto debia hacerse en Puerto Rico, y desde entonces, a finales de 1937, partio
para tin exilio que duraria 25 anos. En Puerto Rico trabajaria en la revision de las obras completas de Eugenio Maria de Hostos en cuya v(\h ion trabajo en La Habana, y fue el conocimiento del pensamiento hostowano el primer gran eslabon de su formacion intelectual. Bosch, como todm los dominicanos de su generacion, habia sido educado bajo la orientation educativa del sistema hostosiano —fundado en principios morales, aprendizaje ligado a una practica de oficio, pre- ocupacion social y patriotica— y la lectura de las obras del pensador puertorriqueno solidificaron un pensamiento que comenzaria con el ideario de Juan Pablo Duarte y terminaria con la adopcion del meto- do de investigation del materialismo historico para estudiar, analizar e interpretar la sociedad dominicana, aplicado creadoramente en obras historical y sociologicas.
ia mayor parte de su largo exilio lo vivio Juan Bosch en Cuba y fue en esa isla caribena donde completo su formacion cultural, consiguio su desarroilo literario y definio su vocacion politica, activi- dad a la que se dedicaria una vez cerrado el ciclo de su evolucion literaria. A los cuentos de Camino real (1933), publicados en Cuen¬tos escritos antes del exilio (1974) le seguirian otros textos narrativos, escritos y publicados fuera del pais, como los que aparecen en Cuentos escritos en el exilio.
En Cuba publico la mayoria de los cuentos que aparecen publicados en los libros Cuentos escritos en el exilio (1962) y Mas cuentos escritos en el exilio (1964), algunos de los cuales, como “El Socio” o “Los am os”, han obtenido premios intemacionales, coro- nandose su labor narrativa con el Premio Nacional que le otorgara el Bstado (k)minicano por su novela El oroy la paz (1975), que habia ideado en Cuba en 1956 tras su estancia en Bolivia, donde se desarro- Ma el tema de esa novela de caracter filosofico y que redacto en Puerto Rico, en 1964, durante un nuevo exilio que sufrio tras el derrocamiento de su gobiemo en 1963.
El exilio de Bosch fue realmente muy fructifero desde el punto de vista intelectual, literario y politico. Obras como Hostos, el sem- brador (1939), Cuba, la isla fascinante (1955), Judas Iscariote, el calumniado (1955), Trujillo: causas de una tirania sin ejemplo (1959), Crisis de la democracia de America en la Republica Dominicana (1964) o David, biografia de un Rey (1964) forman parte de su abundante y enjundiosa bibUografia sobre los mas diversos temas biograficos, historicos y politicos. Y un aspecto que Bosch desarroilo fue el de teorico del cuento en un ensayo que escribiera en Caracas en 1958 y publicara en tres partes en El Nacional del pais venezola- no bajo la direccion de Miguel Otero Silva y cuyo texto dictara
previamente como cursillo en la Universidad Central de Venezuela y al que asistio como alumno el que seria Premio Nobel de Literatura en 1982, Gabriel Garcia Marquez.
Su ensayo titulado “Apuntes sobre el arte de escribir cuentos” sigue siendo el mejor prontuario que se haya escrito sobre la narrati- va breve o corta. En entrevista concedida a Guillermo Pina Contreras, Bosch asocia el dominio de la tecnica con la profesionalizacion de la escritura:
[... ] cuando ya dominaba la tecnica de escribir en cuento, ya no escribia desplacentandome, sacandome el cuento de la entra- na, sino que lo escribia estudiando el cuento fuera de mi. Creo que, generalmente en paises sobre todo como America Latina y dado que el cuento tiene una vecindad muy estrecha con la poesia desde el punto de vista de la creacion, el cuentista co- mienza siempre escribiendo asi, es decir, sacandose el cuento de la entrana como comienza el poeta: sacandoselo del cuerpo mismo, de sus propias emociones, de sus propios recuerdos, hasta que se profesionaliza. Pero no tiene que profesionalizarse antes de que se le gaste esa cantidad de emocion artistica que uno trae encima o que uno trae a la vida. Hay que aprovechar los arios de emocion creadora para irse profesionalizando, de mane- ra que cuando ya se acabe la capacidad emotiva de la creacion le quede el dominio de la tecnica, el profesionalismo.
Lo que Bosch senala se podria ilustrar con cualquier pasaje de sus cuentos, que son ejemplares en muchos sentidos, como, por ejemplo, en la adecuacion entre hombre, paisaje y drama humano, pues en un cuento como “El cuchillo” al fundirlos en el discurso visualiza la luz del tropico y a su traves el drama del hombre inserto en la naturaleza: “Afuera se come la luz el paisaje; aqui dentro esta el hombre y la soledad le come el pecho”.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>