Reforma agraria y justicia social

La reforma agraria fue uno de los grandes problemas que ocup6 la atenci6n del Maestro Prieto Figueroa como politico y como educador. Esta inquietud se tradujo en la concepcion de la Ley de Reforma Agraria promulgada por R6mulo Betancourt el 5 de marzo de 1960 de la cual Prieto fue uno de sus ideologos.
A partir de ese momento se dedica a difundir los beneficios que esta representaba para el campesino y para el pueblo en general. A1 efecto, publica libros, artl- culos de prensa, presenta ponencias en jornadas nacio- nales e internacionales, pronuncia discursos dentro y fuera de Venezuela.
En “Apendices”, parte del libro El magisterio americano de Bolivar, incluye Prieto Figueroa un discurso pronun- ciado en Turen, en 1963, con motivo de la inauguraci6n de una estatua del Libertador. Lo titulo “Bolivar y la Reforma Agraria”. All! dice que con la promulgacibn de la Ley de Reforma Agraria en Venezuela habia comenza- do a hacerse justicia social ya que: “…pone en manos del Estado la obligation de socorrer y atender preferentemente a los necesitados, sin establecer diferencias entre unos y otros venezolanos, por que todos son acreedores a tratamiento igual”. (El magisterio americano de Bolivar)
Mas adelante expresa que la justicia social que se esta- ba intentando establecer se inicia con el cumplimiento de una promesa hecha por el Libertador en 1817 cuando orden6 repartir las tierras confiscadas a los partidarios del rey entre el pueblo en armas que habia conquistado la libertad. Posteriormente, la promesa de Bolivar consig- nada en la Ley de Repartos de 1819 se esfum6 porque se convirti6 en papeles de la Deuda Publica que los solda- dos vendieron a un precio de miseria, cinco por ciento de su valor, a algunos generales y a comerciantes acapara- dores que aumentaron su fortuna a costa del hambre de los soldados de la libertad. Dice Prieto:
Vendidos los bonos que representaban la tierra, y a pesar de las protestas del Libertador, los hombres que en el Congreso y en la Administracidn estaban encargados de poner en practica el pensamiento de Bolivar, frustraron sus intentos, y los campesinos, que tornaban de los combates cubiertos de heridas y gloria, solo supieron de la tierra del largo de su cuerpo para morirse en ella. (El magisterio america- no de Bolivar)
Con estas dramaticas palabras, sintetiza el Maestro Prieto todo un mundo de frustraciones y desesperanzas. Portia en el tapete la inconsecuencia con el pensamiento del Libertador. Bolivar vio claro -dijo- que para libertar al indio y al campesino americano no era suficiente pro- meterles derechos politicos sino que era necesario darles las condiciones para que pudieran valerse por si mismos, al obtener de la tierra propia el sustento para su familia.
El Maestro Prieto penso que la reforma agraria que se iniciaba en el pais para el ano 1960 reivindicaria los ideales bolivarianos al intentar hacer libres a los campe-sinos que vivian .de la tierra, para lograr asi la libertad economica, sin la cual no habrla independencia polltica.
La tierra no solo habria de producir el sustento para la familia campesina sino que contribuiria al mejoramiento de las condiciones de vida del pueblo porque el hombre del campo, al convertirse en productor, tambien partici- paba como consumidor del producto de la industria y en ese intercambio “se ensancha el mercado nacional”.
La tierra es un medio para mejorar las condiciones de vida de hombres y mujeres del campo. Por esta razon, Prieto Figueroa reitera esta idea en diversos artlculos. En uno de ellos afirma: “mas que la tierra interesa el hombre asentado en ella
Despues de algunos anos, en un artlculo titulado “La reforma de la Reforma Agraria” publicado en su libro Maria Secundina y otros escritos, senala que la reforma agraria habia fracasado y ese fracaso se expresaba en la baja produccion campesina, y tambien en el hecho de que:
…en vez de terminar con el latifundio improductivo ha contribuido a su reconstitution en las mejores tie- rras agricolas del pais. Ha generado una burguesia agraria que utiliza como mano de obra la del campe- sino, convertido en siervo de la gleba, con salarios miserables y en condiciones mas precarias que antes.
Esos fundos de empresarios del campo se dedican a producir no las cosas que consume el pueblo sino materias industriales como algodon, ajonjoli, sorgo y otros. La produccion para el consumo humano es marginal y los campesinos venden sus productos a organizaciones de camioneros que los recogen en las puertas de los pequenos fundos, sin que puedan aprovecharse los productores del sobreprecio que pagan los consumidores de las ciudades venezolanas. (Maria Secundina y otros escritos)
Se observa en la cita la actitud de denuncia y protesta del Maestro. Su predica en relacion con la necesidad de cambios profundos. Se evidencia su compromiso con la realidad, con el pais: jAl maestro le troncharon los sue- nos, pero no la esperanza!
Prieto prosiguio su labor de escritor. En 1960, la Direcci6n de Cultura del Instituto Pedagogico de Caracas, le edita un trabajo denominado Normas Generales para el Estudio, texto que fue utilizado como recurso de aprendizaje en Costa Rica, Mexico, Honduras y Venezuela. La Universidad de Los Andes le publica El concepto del Uder, el maestro como Uder, libro en el que expone el papel del maestro en la transformacion social de un pais.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>