POSDESARROLLISTAS RECIENTES! EL NEOINSTITUCIONALISMO- page 1

El institucionalismo actual o neoinstitucionalismo,51 aunque no está exento de críticas cuando se le trata de vincular a la teoría del desarrollo, a diferencia del institucionalismo, acepta que la teoría neoclásica puede explicar en algunos casos el comporta­miento del consumidor y de la empresa, pero que al existir una estructura oligopólica, en algunos como el productivo y de ser­vicios, hacen inoperantes los supuestos de competencia perfec­ta, en lo que atañe al consumidor y productor.

Desde el punto de vista teórico, incorpora la dinámica económica al introducir el factor tiempo y la teoría de juegos cooperativos para ampliar el espectro de los supuestos neoclá­sicos referente a las conductas del consumidor y productor.52 Al hacer esto, se redefinen los derechos de propiedad y enfo­ca su análisis a los costos de transacción (negociación] expli­cando al desarrollo y subdesarrollo de los países, con base en la evolución, cambio y eficiencia de las instituciones (North, 1993).

El neoinstitucionalismo construye su perspectiva teórica con sus propios supuestos, como el de la propiedad (apropia­ción que hace el individuo de sus bienes y servicios así como su derecho a la posesión de recursos escasos] acudiendo a ejemplos históricos sobre el papel de las instituciones y su rol en el desarrollo económico de los países industrializados (Doeringer y Streeten; 1990). Con base en ellos, replantea los supuestos neoclásicos en la teoría microeconómica del consu­midor, del productor, del equilibrio, etc., donde al partir de una conducta racional y maximizadora de los productores y con­sumidores, de condiciones dadas, conocimiento y competen­cia perfecta, los lleva al mundo feliz del equilibrio único y es­table. La experiencia histórica dice que los países que más han desarrollado sus instituciones son los que más éxito han logrado en sus metas de desarrollo. Por ello, introduce los costos de negociación y su importancia para el intercambio dentro del sistema económico.

Respecto a su crítica a la teoría neoclásica, al introducir la teoría de juegos, encuentra que la cooperación en actividades repetitivas, permite perfeccionar a las instituciones y debido a eso, podrían encontrar su contraparte en éstas, para hacer efectivos los supuestos de conocimiento perfecto sólo sí las transacciones se repiten, y a todos los participantes les inte­resara continuar en esa actividad. No obstante lo anterior, hace irrelevante la mayor parte de su instrumental teórico, pues sólo sirve para explicar una parte del proceso económi­co. Tal crítica, se reafirma en lo referente a los supuestos maximizadores y la elección racional, considera que la moti­vación y el medio son más complejos de lo que la teoría neoclásica predice. Por ejemplo, el individuo no sólo maximiza la riqueza, sino también el altruismo, la fama, la confianza, etcétera.

Otra crítica, se refiere al medio, éste, al imponer limitacio­nes (éticas, morales, normativas y de información) hace que el individuo, al procesar la información mediante los modelos racionales preexistentes con que lo entiende, resuelva sus problemas sin hacer la mejor elección. Además, también las instituciones alteran el precio que los individuos pagan, lo que conduce a ideas, ideologías y dogmas que con frecuencia afectan la decisión de elección que hacen los individuos. Esto se contrapone a la economía neoclásica en la que el individuo racional siempre alcanza la decisión objetiva en términos de una mayor utilidad.

Respecto al supuesto de conocimiento perfecto de la infor­mación y la existencia y estabilidad del equilibrio de la teoría neoclásica, para North (1993) éste es “el procesamiento sub­jetivo e incompleto de la información, que desempeña un pa­pel crítico en la toma de decisiones” y no siempre por la que se opta es la mejor. En cambio, propone tomar en cuenta a la ideología, basada en percepciones subjetivas de la realidad como más próxima al mundo real de información imperfecta, para expresar mejor la complejidad y lo incompleto de nuestra información y los esfuerzos que a ciegas hacemos por desci­frarlas.

Finalmente, en lo tocante al equilibrio, aunque lo consi­dera una herramienta valiosa, la descarta por no existir un solo equilibrio, sino varios. Los agentes, al enfrentar diver­sas elecciones únicas y no repetitivas, están cargados de información incompleta e incierta. Los cambios de precios explican muchos cambios aparentes en preferencia y eso hace que haya muchos equilibrios y por tanto, dicho equili­brio sea inestable.

La amplia gama de actos humanos como la donación gra­tuita y anónima,- la entrega a causas ideológicas; la dedicación a preceptos religiosos o inclusive el sacrificio de la propia vida por causas abstractas, no puede desdeñarse en absoluto como si fueran hechos aislados, sino que deben tomarse en cuenta para adelantar en la comprensión de la conducta humana, para así entender mejor el grado en que las motivaciones maximi- zadoras de la riqueza no son las únicas que influyen en las elecciones.

En lo que se refiere a las instituciones, las considera como entes intangibles, como construcciones de la mente humana, o “son las reglas o normas del juego de una sociedad, las li-nutaciones ideadas por el hombre que dan forma a la itera­ción humana y estructuran incentivos en el intercambio humano (simplifican la vida)”. Los organismos complemen­tan la acción y son agente del cambio de las instituciones, incluye entre éstos a los cuerpos políticos, económicos, so­ciales y educativos.

Las instituciones, conjuntamente con las limitaciones ordinarias de la teoría económica, determinan las oportuni­dades que hay en la sociedad. Las organizaciones u organis­mos son creados para aprovechar esas oportunidades y conforme evolucionan los organismos alteran a las institu­ciones. Aquí, destaca el papel de la cooperación iterativa de grupos e individuos para la consecución de los objetivos de desarrollo.

Se considera que el cambio incremental (es decir, que las partes que intervienen en un cambio recontraten entre sí para aprovechar alguna nueva situación) proviene de las percep­ciones (información) de los empresarios en organismos políti­cos y económicos que les indiquen que podría redituarles mayor beneficio alterando en un cierto margen el marco ins­titucional existente. Y, este cambio puede coadyuvar para lo­grar una comprensión del desempeño diferencial de las eco­nomías a lo largo del tiempo (es el empresario el agente del cambio).

Las instituciones pueden ser creadas o evolucionar con el tiempo como el derecho consuetudinario, pero se encuentran supeditadas a limitaciones formales e informales. Su función principal es reducir la incertidumbre para establecer una es­tructura estable de la acción humana.

El cambio en las instituciones puede ser consecuencia de cambios en las normas, las limitaciones informales y diversas clases de efectividad y observancia coercitiva. Por otro lado, su mal funcionamiento, generalmente altera los precios paga­do por las empresas y los consumidores y afectan la maximi- zación de los beneficios de la actividad económica.

Así pues, la conducta humana y los costes de negociación combinados sustentan su teoría de las instituciones y el papel que desempeñan en el funcionamiento de las economías. Aquí, considera claves a los costos de negociación, a los que subdivide entre los atributos valiosos de lo que están inter­cambiando y los costos de proteger y de hacer cumplir los acuerdos. Por otra parte, las mediciones del cabal cumpli­miento de las transacciones implican costos y generan nuevas instituciones económicas, políticas y sociales. Cuando existen costos de negociación, éstos modifican los valores moneta­rios de los bienes y servicios que adquieren tanto las empre­sas como los consumidores53 e inciden en la eficiencia y la productividad.

Los derechos de propiedad, definidos anteriormente, com­plementan su teoría de las instituciones, estos derechos se ejercerán principalmente sobre recursos y valores. El respeto y derecho a la propiedad moldea la estructura económica de las instituciones, pero algunas veces también son modificadas o impedidas por las limitaciones informales y las normas forma­les. La cultura (tradiciones y costumbres) es la principal limita­ción informal para el cambio de las instituciones, al brindar un marco conceptual basado en el lenguaje, para tomar y descifrar la información que los sentidos están proporcionando al cere­bro. También, los cambios en los precios relativos llevan a la creación y modificación de los derechos de propiedad.

Estas limitaciones informales consisten en: extensiones, interpretaciones y modificaciones de normas formales; nor­mas de conducta sancionadas, y normas de conducta acepta­das internamente. Estas limitaciones son reglas que nunca han sido ideadas conscientemente y que a todo el mundo in­teresa observar, son pena de castigo.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>