Nueva forma social de organización de la sociedad: posible salida a la pobreza -1

Sin duda, el costo económico y social más alto que ha pagado la humanidad por la inexistencia, insuficiencia e ineficiencia institucional, ha sido la perpetuación del fenómeno de la po-breza en los países atrasados y la desigualdad económica, en los países avanzados. Asimismo, como se dijo en la introduc-ción, la actual situación de crisis económica internacional, evidencia que las fallas del mercado y del Estado, se deben | las fallas institucionales, que presentan tanto los países desarrollados como los subdesarrollados y esas fallas no sólo se deben corregir con parches o paliativos, sino con una reestructuración o revolución institucional en cada tipo de país.
Se requiere una reforma o revolución institucional, que no deje nada pendiente, una reforma o revolución institucional que cubra todas y cada una de las actividades y relaciones de intercambio económico, que se generan en la interacción social de los agentes económicos y de los actores políticos y sociales de las naciones. Sólo de esa manera se podrá aspirar a que las fallas institucionales se reduzcan o desaparezcan de las naciones.
Por otra parte, se debe reconocer que esas fallas institu-cionales se han generado porque la sociedad también ha fallado, al dar por supuesto que el grado de desarrollo institucional funciona y es eficiente. La realidad, nuevamente como en otras tantas ocasiones, ha demostrado que los supuestos sobre dicho funcionamiento eficiente de las instituciones, no se cumple. Por lo que, también, las instituciones deben generar sus propios mecanismos de autofuncionamiento, autocorrección y autoevaluación, para no seguir cayendo en el error absurdo de la eficiencia institucional per se.
Por lo tanto, el motor de la eficiencia institucional debe ser la sociedad. En principio, la propuesta no tiene nada de nuevo, pues históricamente la sociología, la ciencia política y otras disciplinas de lo social, han destacado el rol que la sociedad debe jugar para mejorar las condiciones de reproducción social. Sin embargo, lo cierto es que esas propuestas, tampoco han tenido éxito y aquí, no nos vamos a detener a analizar el porqué han fracasado.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>