La perspectiva del desarrollo económico en los precursores – page 5

Para romper el círculo vicioso considera que es necesario propiciar la acumulación de capital y fortalecer a las empresas dedicadas al comercio exterior e impulsar un ambiente inter­nacional más receptivo a las exportaciones de los países sub- desarrollados. De esta manera, podrá elevarse el nivel de la renta y generar demanda interior. Además, sí paralelamente se da la gran inversión, tanto para apoyar a las empresas in­ternas como a las que compiten con importaciones, se podrán inducir las exportaciones, de tal manera que se pondría en marcha un proceso multiplicador-acelerador, que se converti­ría en el motor del desarrollo.

En lo referente a la inversiones externas, considera que éstas deben dirigirse a las actividades de arrastre, pero tam­bién se debe propiciar un marco regulatorio básico para su atracción. Sin embargo, éstas no harán todo, pues sus reper­cusiones, por muy grandes que sean si no están bien dirigidas a sectores clave y si no existe una organización económica que le acompañe, sus efectos sobre la renta no serán los de­seados.

Establece que los objetivos del desarrollo deben ser acor­de a los intereses de los productores y consumidores nacio­nales, pero que debe haber una adecuada distribución, de tal manera que los beneficios no impacten a los salarios ni a los precios. En este sentido, observa a la sobrepoblación más como un reto que como una limitante, pues brinda la oportu­nidad de ajustar la tecnología a la inversión que lleva al au­mento del producto por unidad de tal modo que esto aumenta la productividad del trabajo existente mediante la aplicación de trabajo adicional.

A.W. Lewis,29 a quien consideraremos en sus dos vertien­tes. Primeramente, como teórico del crecimiento equilibrado y, segundo, como uno de los primeros teóricos del desarrollo visionario que realza en su análisis el rol de las instituciones en el desarrollo económico. En esta parte, del libro sólo vere­mos a Lewis en tanto teórico del desarrollo económico “puro”. Desarrolla su análisis en dos etapas, el caso de una economía cerrada con oferta ilimitada de mano de obra y, el caso de una economía abierta con igual característica. En el primer caso de su enfoque, el factor clave es la existencia de un excedente de trabajo y un desempleo oculto en el sector agrícola. Recomien­da retroceder a los clásicos a fin de encontrar un marco ana­lítico para resolver los problemas de la distribución, la acumu­lación y el crecimiento. Parte del supuesto de una oferta ilimitada de mano de obra (no aplicable a todas las zonas del mundo), que ha de servir para aplicarlo a los países en los que los supuestos neoclásicos (escasez de factores) y keynesianos no se ajustan. Al existir una oferta ilimitada de fuerza de tra­bajo, también existe desempleo encubierto.

Afirma que el precio del trabajo está en un nivel de sub­sistencia. A esta oferta de trabajo, la oferta excede a la deman­da, situación que permite crear nuevas industrias (el tipo de trabajo disponible es el de campesinos, eventuales, pequeños comerciantes, domésticos, empleo de mujeres, menores y de edad avanzada).

La fuerza de trabajo se ve incrementada por el excedente natural de nacimientos sobre las defunciones más el trabajo que es expulsado por la eficiencia industrial -ejército indus­trial de reserva-. Con este potencial de fuerza de trabajo, se puede dar una expansión en las industrias, crear nuevas in­dustrias sin que sufran por la falta de trabajo pa mero de obreros a ocupaciones capitalistas desde el sector de subsistencia. Como resultado, el excedente es mayor, la for­mación de capital mayor y el proceso continúa hasta que desaparece el excedente de mano de obra. En otras palabras, el proceso económico continúa mientras existe exceso de tra­bajo.

Si uno de los problemas que presentan los países subde- sarrollados es la escasez de capital, entonces, este es el pro­blema central del desarrollo -dice Lewis- O sea, comprender el proceso en el cual se pasa de una tasa de ahorro del 4 o 5% a otra del 12 o 15% de la renta nacional o más. Considera que hay que analizar el comportamiento de la población, pero no de toda la población, sino de la que tiene capacidad de ahorrar, o sea el 10% de la población total, pues el 90% de ésta, no consigue nunca ahorrar. Entonces, si aumenta el ahorro, es porque aumentó la renta nacional. Para él, el aspecto funda­mental del desarrollo es hacer que la distribución de la renta se altere en favor de los que ahorran. En esta perspectiva, Lewis, en un principio, se declara en favor de una desi­gual distribución de la renta.

También, considera que la verdadera razón por la que un país está atrasado es por tener un sector capitalista muy pe­queño. El Estado debe hacer lo posible para que este sector se reproduzca en mejores condiciones, hacer que aumente el excedente, ya que éste hará crecer a la clase capitalista. Con­sidera que otra manera de hacerse de recursos para la acumu­lación es por medio del crédito bancario o del exterior. Aun­que este tipo de financiamiento tiene efectos inmediatos sobre los precios, sus efectos de largo plazo son una mayor produc­ción y un precio real similar al precio previo al incremento artificial de la producción. Con ello, se incrementan los bene­ficios y se reproduce el sistema. En este sentido, el crédito vuelve a los capitalistas inmediatamente como beneficios, pe­ro en el largo plazo se llega a un equilibrio sin inflación.

ra hacerlas funcionar. Para ocupar esta fuerza de trabajo ilimitada, los capitalistas o el gobierno deben proporcionar las facilidades para la preparación de un mayor número de obreros. El capi­talista ocupará trabajadores que acepten un ingreso marginal menor al costo de reposición de sus medios de subsistencia o producto marginal para el capitalista. De esta manera, en la medida en que el capitalista reinvierte para crear nuevo capí’ tal, el sector capitalista se extiende, llevando a un mayor nu- 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>