Esperanza y fe

Prieto, maestro en el aula y maestro en el hogar, siem- pre trato de propiciar entre sus hijos, distantes en el espa- cio, la alegrla, la esperanza en el porvenir, la sonrisa por un manana de libertades. Muestra de lo que afirmamos se lee en una carta enviada a su hija Cecilia Prieto Oliveira, carta que es una apologia a la fe y a la bondad:Yo he puestofe en mis hijos, porque siempre la tuve en mi mismo, porque nunca he perdido esa fe en la vida y en la bondad humana, y no la he perdido, porque en cada instante he vivido realizandome y cum- pliendo una tarea. Esa es la unica manera de ser feliz. Por ello, en tus diez y ocho anos se habra de transmitir mi consigna de fe en el porvenir, por encima de los contratiempos y de las penalidades, por encima de las miserias y los enganos. Nuestra bondad es nuestra y nadie puede arrebatarnosla, si sabemos expresarla en servicio, perfeccionandonos cada dia para ser mejores siempre.
…a pesar de tan variada fortuna, nunca has visto en mi frente abatimientos ni has oido de mis labios palabras de amargura.
Llevando por dentro el amor de mis hijos y de mi esposa y el amor de mi patria, me he sentido Juerte. Los contratiempos los he interpretado como acciden- tes del camino, que son menos penosos si sabemos sonreir. La sonrisa es un gran estimulo. Solamente lloramos cuando no somos capaces de sonreir. Algunas veces he sentido penas, hondas congojas, pensando en la suerte de ustedes y en la suerte de la patria tan intimamente unidas, que son ya parte del gran todo de mis adquisiciones (Luis Beltran Prieto, Tegucigalpa, 8 de noviembre de 1957).
Esta carta es un testimonio del amor y el compromi- so de Prieto con sus hijos, con su esposa, con su Patria. Analizar su contenido es vivenciar una leccion para la vida fundada en valores: el amor, la bondad, la fe en si mismo y en los otros, el optimismo, el compromiso afec- tivo con el trabajo. Y el secreto para la felicidad: mante- ner ocupada la mente en proyectos y tareas que asegu- ren la realizacion personal y el estar por encima de las vicisitudes.
Un ano despues de escribirle esta carta a su hija Cecilia, es derrocada la dictadura de Marcos P6rez Jimenez el 23 de enero de 1958, gobierno que fue sustitui- do por una Junta presidida por el Contralmirante Wolfgang Larrazabal.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>