El trasfondo tematico y formal de la narrativa boschiana -7

La noche es terriblemente negra. Ademas, la tierra humeda de lluvia reciente no deja oir pisadas de caballos que vengan.
Si la lluvia presagia destruccion o muerte, si la noche es agorera o grimosa en la representacion figurativa boschiana, el tercer elemen- to simbolico, el camino, es una metafora de la vida, es un simbolo de esperanza. Los caminantes desafian el destino tragico o dramatico y cuando los personajes se hallan sin salida, acuden al camino como el ultimo peldano de su dolor o desgracia, como resquicio contra la duda o el fracaso. De nuevo en el siguiente fragmento vemos la concurrencia simbolica de la triada lluvia-noche-camino:
La lluvia nos envolvio de golpe. Estabamos subiendo el tercer repecho de El Montazo y la noche se nos venia encima. Los pinos empezaron a ahogarse en una especie de humo claro; los menos cercanos al camino acabaron por desaparecer en la bocaza gris de la lluvia.
Detras de nosotros la tierra liana se habia perdido bajo el humo. Detuve un momento el caballo y trate de hundir los ojos en esa masa blanda; quise despues ver el camino levantado, alzado; pero tuve nada mas la vision de agua sucia escapandose por las orillas19.
En los cuentos de Bosch los protagonistas son hombres y muje- res del pueblo. Cuando la mujer aparece en un segundo o tercer piano se debe, no a una marginacion expresa del autor, sino a que asi era la realidad de entonces, cuyos acontecimientos se ubican en el primer tercio del siglo xx, en la zona campesina, porque para esa epoca la mayoria del pueblo dominicano, como de los restantes pueblos latinoamericanos donde se ubican tambien algunos de sus cuentos y relatos, era, eminentemente campesina y la mentalidad predommante era tradicional y aldeana, con una cultura patriarcal, patrimonial y caudillista en la que la mujer estaba confinada al hogar, a parir y criar a sus hijos y atender los quehaceres domesticos y a las riecesidades y deseos de su marido.
Por esa razon, para dar testimonio de la realidad, Bosch elige, como protagonistas de sus cuentos, a hombres y mujeres populares, campesinos humildes, cuyas vicisitudes no comparte pero si sus valores y principios, sus virtudes y bondades para contrarrestar las falsedades que contra ellos se decian. De ahi que al tiempo que protagonizan acciones y ocurrencias, sus personajes proyectan valo-
res personales y sociales, como la solidaridad, cl trabajo honrado, la dignidad, la entereza y la seriedad:
Yo lo se por mi, que tenia el dia corto siempre, aunque Silvano o Selmo me ayudaran cuando tenia que estampar nna res, capar un toro o despuntar un becerro guapcton. Luego, sabes tu lo desamparada, lo pesada que es aquella vida? Si llovizna, empie- zan los toros a quejarse con mugidos aterradores; de noche nos come la oscuridad; dondequiera asegura la tradicion que aparece un fantasma; los mismos cocuyos asustan porque son “alma en pena de muertos”; hay alimanas, como la cacata, capaces de poner la vida de un hombre en peligro; no tiene uno diversion, porque trabaja igualmente un dia laborable que un domingo, y si juega gallos o va a una fiesta, debe doblar el trabajo luego; de noche grita el campo por boca de los perros condenados; no puede uno chancear con un companero, que el campesino es susceptible y bravo; no se gana con que mudar una mujer; a media madrugada hay que vestirse con la ropa sucia y humeda Si tienes un minuto libre, para afilar el machete o el cuchillo; despues de comida, a tejer la soga que se esta desflecando; antes de la cena, a componer el aparejo de tu montura que empezo a romperse; al anochecer, echar el caballo flaco y viejo, con que arreas las vacas al rio, al potrero para que coma.
Como el narrador tiene un proposito definido, que es dar a conocer la vida del hombre en el campo, todo esta contemplado para cumplir ese objetivo, desde la description, a veces poetica, del contomo natural, hasta el tono del lenguaje, que procura reproducir la expresion del habla coloquial con sus peculiaridades dialectales. No hay nada, en Bosch, que responda al azar o la chepa: cada palabra, cada frase, cada uno de los procedimientos narrativos tienen una finalidad, que es revelar el sentido de la obra de acuerdo a lo que el narrador persigue en cada texto, porque cada cuento, relato o novela, como universo cerrado en si mismo, tiene sus propias especi- ficaciones. Por ejemplo en “Fragata”, que el autor compuso en homenaje a Guy de Maupassant por el parecido con su cuento “Bola de sebo”, se subraya un aspecto humano en la hetaira pueblerina:
Dona Ana salio a la puerta. Estaba palida y silenciosa. Durante mas de media hora, mientras llegaba la carreta y la cargaban, espero alii, sin moverse y sin hacer un comentario. Vio a Fragata
salir, tan pintarrajeada como siempre, con un traje azuJ claro y vaporoso que la hacia ver mas gorda aun. El sol ardia en la pequena calle, llena de polvo, yerbajos y piedras, orillada de casuchas miserabies. La carreta iba despacio, bailoteando. Fraga ta marchaba a su lado. Al llegar a la esquina la muchacha se detuvo un instante y volvio la cara. Desde su puerta, dona Ana estaba observandola. Durante unos segundos Fragata contemplo la calleja triste y sucia, y los arboles que ocultaban a lo lejos el camino de Ponton; despues giro y echo a andar de nuevo [...].
Mujer al fin, dona Ana penso un momento en aquella mujer que se iba asi, sola, nadie sabia adonde. Le parecio que la vida era dura con Fragata. Pero reacciono de pronto.
—Se lo merece, por sinvergiienza —dijo en alta voz.
Y antes de entrar contemplo la callecita, que volveria a ser apacible a partir de ese momento.
—Por vivir en este barrio miserable —aseguro como si hablara con alguien.
Y cerro la puerta con un golpe rotundo.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>