El trasfondo tematico y formal de la narrativa boschiana -5

La forma, como producto de la tecnica artistica, es el correlato inmediato del contenido de la narracion, o mejor, del tema insertado en el hecho narrado, porque como explicara el mismo Juan Bosch ensus “Apuntes sobre el arte de escribir cuentos”, cada tema tiene una forma que le es afin, y cada uno de esos dos aspectos inseparables, el tema y la forma, son igualmente valiosos, pero lo que le da perma- nencia a la obra artistica es el tratamiento formal, aunque el tema sea la “garra” que atrapa y subyuga al lector.
Tres rasgos distinguen el aspecto formal de la narrativa boschiana, y cada uno de esos rasgos puede identificarse o rastrearse con otros tres aspectos correlativos:
1) Revelacidn tematica a traves del hecho de la narration. El narrador escoge un tema, pero ese tema lo revela, lo manifiesta a traves del hecho o acontecimiento que le sirve de nucleo de la narration. Por tanto, el tema forma parte del hecho ya que este encama a aquel. Como el tema es lo primero que subyuga la atencion del lector, el tema ha de tener importancia por si mismo, y el hecho – o el acontecimiento- por la manera de presentarlo. Por esa razon, al estudiar los cuentos de Bosch los analizo primero desde el punto de vista tematico y despues desde el punto de vista formal, aunque son dos aspectos que en la realidad literaria aparecen inseparables. La disposition de revelar el tema a traves del hecho es algo que lo sabe el narrador y por lo mismo le es mas connatural a esa actitud asumir la position de narrador omnisciente, como efectivamente la asume para ubicarse fuera de la accion y tener un mayor dominio de los detalles, sucesos y reacciones, pues de esa manera controla y domina mejor tanto el curso de la accion como la conduction de los personajes:
Oscurecio del todo y la luna no salia. Durante media hora Manuel Sicuri troto derecho hacia el poniente. Sabia que esa era la direction que llevaba el peruano y que no iba a cambiarla; se lo decia su instinto, se lo decia el corazon. Arrecio el Mo; comenzo a arreciar en el momento mismo en que el sol desaparecio tras la mole de las montanas, y Manuel Sicuri se dijo que esa noche habria helada otra vez. El frio le quemaba las desnudas piemas, pero el apenas lo sentia; estaba acostumbrado y ademas, esa noche no le afectaria nada. Mientras trotaba volvia la mirada hacia la Cordillera Real, que le quedaba a la espalda; sabia que la luna no tardaria en iluminar sus altos picos. Poco a poco la luna fue mostrando su radiante y dulce faz; fue elevandose como una gran ave de luz, apagando en sus cercanias las rutilantes estrellas que habian comenzado a aparecer. En diez minutos mas la enorme llanura, la fria, la solitaria puna estaba de luz de un confm a otro. Con gran sorpresa, Manuel Sicuri noto que habia acortado la mitad, por lo menos, dela distancia entre el y Jacinto Muniz [...]. Entonces Manuel apresuro su trote, exigio de sus duras piemas mayor velocidad. De rato en rato iba pasandose el
hacha del hombro dcrccho al izquierdo y del izquierdo al dere- cho. In cl mango y cn cl hicrro del hacha destellaba la luna13.
Como sc trata dc un narrador casi slcmpre omnisciente esconde sus scntimlentos y logra una narracion objetiva, antidramatica, im- parclal, sobrc todo cuando narra un desenlace tragico, tan frecuente cn los cucntos dc Bosch. Esa cs una tecnica que Bosch la aprendio de I loracio Quiroga, un maestro del genero en America y que, como lo liana su ltomologo dominicano, emplea para dar cuenta de la accion dc morirse a partir de sus efectos:
De sublto el caballo salio disparado y cayo sobre las espinosas may as que orillaban cl camino, y de su vientre salio un chorro de sangre que parecia negra. Desde el suelo, adonde habia sido lan/ado, don Rraulio saco su revolver y disparo.
Entre los gritos de los peones resonaron cinco disparos. Joquito camino, con pasos cada vez mas tardos; despues doblo las rodillas, pego el pescuezo en tierra y parecio ver con indeci- ble tristeza su propia sangre, que le salia por la nariz y se conl’nndia con el Iodo del camino.
Otro aspecto formal derivado de la omnisciencia del narrador, es la relacion de detalles o sucesos vistos como los ve el narrador ominisciente, es decir, desde su propia perspectiva, pero narrados desde el punto de vista del personaje ejecutante o actuante. Una cosa es la perspectiva narrativa y otra es el punto de vista. La primera es la posicion desde la cual se narra y la segunda el enfoque desde la mira de los personajes, por lo cual son dos aspectos diferentes. El acierto de Bosch ha sido combinar la perspectiva del omnisciente con el punto de vista del personaje, tecnica con la cual logra expresar su compenetracion afectiva con la situacion de los personajes, y esa compenetracion le permite comprender la situacion particular de los personajes. En el siguiente pasaje, el narrador se vale de su omnisciencia, se introduce en el interior del personaje y capta su determinacion de tumbar el algarrobo, motivado por el nacimiento de su hijo:
Lico vio a su mujer, bajo la sabana roja, con la cabellera como una raiz negra regada en la almohada. Ya no tenia el vientre esponjado y el catre parecia pequeno: junto a la madre habia una cabeza menudita, sin nariz definida, sin ojos delinidos, sin boca definida: era como una carita de barro gastada por la lluvia.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>