El desarrollo económico en Robert Thomas Malthus

Para Malthus12 es importante investigar las causas que origi­nan el progreso de la riqueza en los diferentes países y sus poblaciones, o que la hacen avanzar. Para él estas causas son aquellas de índole moral, política e institucional de la socie­dad. En particular, las instituciones políticas que tienen fun­ciones económicas y las propias instituciones económicas. Encuentra que, al garantizar la seguridad en la propiedad privada, se proporciona un estímulo a la industria individual. Considera que las costumbres favorecen al desarrollo y son las más favorables a la producción y mantenimiento de la riqueza.

Aunque no analiza propiamente estas causas, ya deja en­trever el efecto que tienen las reglas y normas sociales, así como el papel que juegan las instituciones dentro del marco general del proceso de producción para el mercado en la efi­cacia de la producción.

Encuentra entre las causas potenciales más próximas al aumento de la riqueza, a la población, con una limitante: el au­mento de la población sería un estímulo porque significaría una demanda creciente sobre los bienes de subsistencia, y un estímulo a la producción, y un consecuente incremento de la riqueza. Sin embargo, sí tal aumento poblacional fuera mayor al que permiten los fondos destinados a su mantenimiento, quizá no constituiría un estímulo para incrementar la riqueza, sino un problema de carácter estructural para el sistema eco­nómico.

La acumulación es otra causa potencial del incremento de la riqueza, siempre y cuando haya disposición al ahorro por parte de la clase capitalista. Es condición que se presen­te un incremento de la demanda efectiva para que la acumu­lación tenga razón de ser y propicie el aumento de la pro­ducción, de tal suerte que satisfaga el mayor consumo tanto de los obreros como de los terratenientes y manufac­tureros.

Adicionalmente, para que la acumulación se convierta en un real estímulo a la riqueza, el gasto debe estimular al comer­cio, las manufacturas y los servicios personales, lo que esti-

mulará la producción de los productores agrícolas.13 También, considera que la templanza o la reducción temporal del con­sumo es útil y necesaria para el progreso de la riqueza, pero sólo temporalmente, pues el consumo creciente estimula la producción y la riqueza.

Dos causas más que originan riqueza son los suelos férti­les y los inventos que ahorran trabajo. Ambos propiciarían que se lanzaran al mercado bienes con menores precios, con lo que se obtendría una extensión del mercado. Al haber un mayor número de compradores, el valor de la masa total de bienes fabricados por la nueva máquina excede con su valor anterior y, no obstante el valor del trabajo, se requerirán aho­ra más brazos que antes, en lugar de menos, en su fabricación. Sólo si el consumo con los nuevos precios no fuera propor­cional al aumento en su cantidad, no sería posible hablar de un aumento de la riqueza por esta acción inventora.

En resumen, sólo tres de las cuatro potenciales causas descritas pueden favorecer el aumento de la riqueza: la ferti­lidad del suelo, la acumulación de capital y los inventos que ahorran trabajo. De los tres, el aumento de la renta es lo que proporciona el gran estímulo para la acumulación, lo que hace más efectiva esta acumulación en orden a una continua producción de riqueza. Así, la fortuna de un país se forma a 

través del ahorro; pero con un ahorro que nace en un aumen­to de beneficios, y que no implica ninguna disminución en el gasto superfluo.

El aumento del valor del producto (que depende en últi­ma instancia de la distribución) se consigue por medio de: la división de la propiedad de la tierra, el comercio interior y exterior y de la existencia de población que cree úna deman­da de productos materiales sin contribuir directamente a su oferta.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>