El desarrollo económico en Joan Robinson

Robinson es concluyente al afirmar que el objeto del desarro­llo se expresa comúnmente en términos de crecimiento económico y el problema económico predominante es la po­breza. Dice que para eliminar la pobreza, es necesario el de­sarrollo, ya que, aun con la mejor organización y distribución posible, no existen suficientes recursos para proporcionar a la creciente población un mínimo de subsistencia. El desarro­llo debe fincarse en el sentimiento nacionalista, pero sólo se logrará con una política que incentive el aumento de la pro­ductividad del trabajo en general, para propiciar eslabona­mientos productivos: inversión-agricultura-empleo-ingreso mejorado; inversión industrial-ingreso-ahorro y comercio ex­terior.

Para ella, los problemas del desarrollo económico están entrelazados con problemas de organización política. Estable­ce que las políticas para impulsar el desarrollo tienen que ver con: a] un aumento de la producción agrícola, de manera que contribuya a reducir la pobreza y forme un excedente para apoyar a la industria y a la educación; b] difundir el control de la natalidad, de manera que frene la tasa de crecimiento de la población; c] propagar la educación, de manera que exista un sustento real para el desarrollo y haga posible los cambios de métodos de producción que aumenten el producto; d] acumu­lación de medios de producción y adiestramiento de obreros, dirigentes y técnicos, para desarrollar la industria mecanizada y el transporte y e) mejorar la vivienda y dotación de servicios , sociales.

La elevación de la productividad es la primera condición para aliviar la pobreza e iniciar la espiral del desarrollo. La agricultura es el fundamento de su propuesta, ésta debe crear excedente para mantener a los otros sectores y evitar impor­tar lo que se puede producir internamente. De esta manera, la inversión ha de dirigirse a la producción de bienes de inver­sión que son más difíciles de producir internamente. No des­carta la importación de bienes de capital para este sector, siempre y cuando coadyuven a elevar la productividad por persona, aunque, paralelamente, generará algunos proble­mas, ya que al ahorrar trabajo en el sector donde sobra, quizá genere problemas sociales. Además, si una gran proporción de la fuerza de trabajo se dedica a la agricultura, se deberá extraer un excedente de población rural.

La industria ha de permitir a los trabajadores aplicar su fuerza a la producción, para ello necesitará una inversión acelerada. Ésta, se ha de desarrollar mediante la inversión en trabajo, recursos naturales y medios de producción, aumen­tando la existencia de los medios de producción.

Del aumento salarial y del empleo, se ha de generar un aumento de la demanda de consumo. Para evitar inflación, sugiere procurar que una parte suficiente de la inversión sea destinada a la propia rentabilidad y a la intensa producción de bienes de consumo. La otra parte del ingreso que no se gaste en consumo, deberá ahorrarse para retroalimentar el proceso.

Considera que el comercio exterior tiene más valor que los recursos de un país, debido a que con el intercambio, se pueden adquirir productos del mundo entero. La política de comercio exterior ha de pensarse a partir de un ahorro o ga­nancias del comercio si es necesario, a partir de la prohibición de bienes de consumo innecesarios. Establece que son reco­mendables los empréstitos externos, siempre que se tengan proyectos de creación, consolidación o mantenimiento de in­dustrias rentables internas, en comparación con la inversión extranjera, debido a que estas significan salidas de capital.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>