El desarrollo económico en Gunnard Myrdal

Myrdal, por su parte, sostiene que el proceso de desarrollo económico transita por un sendero incierto, entre efectos im-pulsores y retardadores en los que, dependiendo de cuál de los dos efectos triunfe, harán del proceso de desarrollo un proceso vigoroso o endeble (en el peor de los casos, habrá estancamiento). Llama efectos retardadores a aquellos que detienen al proceso de desarrollo, entre ellos incluye efectos vía migración, movimientos de capital y comercio así, como todos los efectos originados vía la gama total de otras relacio­nes sociales, además de los efectos acumulados que resultan del proceso de causación circular entre los factores, tanto los no económicos como los económicos. El resultado de éstos es el aumento de la desigualdad regional.

Los efectos impulsores aumentan la igualdad regional. Operan centrífugamente a los retardadores, propiciando un efecto expansivo hacia otros centros de producción en otras regiones, generando el empleo de insumos adicionales y dando ocupación a un número suficiente de trabajadores en estas lo­calidades e impulsa a las industrias de bienes de consumo del lugar. Los efectos impulsores operan a través de una demanda creciente de sus productos, así como en otras muchas formas, se integran al proceso social cumulativo de la causación circu­lar en la misma forma opuesta en que los efectos retardadores se transforman en cambios compensadores. Entre los cambios compensadores están las deseconomías externas y los efectos resultantes del aumento de la producción de las regiones prós­peras en la demanda de productos de las menos prósperas.

Concluye afirmando que, los lugares en los que la econo­mía se expande más de prisa atrae emigrantes e inversión de capital, con lo que se exacerban las desigualdades regionales. Pero, dice que el comercio brinda más oportunidades a los centros de expansión consolidados. La expansión refuerza los efectos impulsores y la recesión los retardadores, por lo que, en las recesiones, los países pobres sufren más que los ricos. Para él, los problemas del desarrollo se deben a la debi­lidad de los efectos impulsores en relación con los efectos retardadores.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>