Apuntes sobre el arte de escribir cuentos (1958)-5

Ahora bien, en cuanto al hecho que da el tema, como conviene que sea? Humano, o por lo menos humanizado. Lo que pretende el cuentista es herir la sensibilidad o estimular las ideas del lector; luego hay que dirigirse a el a traves de sus sentimientos o de su pensamien- to. En las fabulas de Esopo como en los cuentos de Rudyard Kipling, en los relatos infantiles de Andersen como en las parabolas de Oscar Wilde, animales, elementos y objetos tienen alma humana. La experiencia intima del hombre no ha traspasado los limites de su propia esencia; para el, el universo infinito y la materia mensurable existen como reflejo de su ser. A pesar de la creciente humildad a que lo somete la ciencia, el seguira siendo por mucho tiempo el rey de la creacion, que vive organicamente en funcion de seiior supremo de la actividad universal. Nada interesa al hombre mas que el hombre mismo. El mejor tema para un cuento sera siempre un hecho humano, o por lo menos relatado en terminos esencialmente humanos.
La seleccion del tema es un trabajo serio y hay que acometerlo con seriedad. El cuentista debe ejercitarse en el arte de distinguir con precision cuando un tema es apropiado para un cuento. En esta parte de la tarea entra a jugar el don nato del relatador. Pues sucede que el cuento comienza a formarse en ese acto, en ese instante de la seleccion del hecho-tema. Por si solo, el tema no es en verdad el germen de un cuento, pero se convierte en tal germen precisamente en el momento en que el cuentista lo escoge por tema.
Si el tema no satisface ciertas condiciones, el cuento sera pobre o francamente malo aunque su autor domine a perfeccion la manera de presentarlo. Lo pintoresco, por ejemplo, no tiene calidad para servir de tema; en cambio puede serlo, y muy bueno, para un articulo de costumbres o para una pagina de buen humor.
El tema requiere un peso especifico que lo haga universal en su valor intrinseco. El sufrimiento, el amor, el sacrificio, el heroismo, la generosidad, la crueldad, la avaricia, son valores universales, positi- vos o negativos, aunque se presenten en hombres y mujeres cuyas vidas no traspasan las lindes de lo local; son universales en el habitan- te de las grandes ciudades, en el de la jungla americana o en el de los iglus esquimales.
Todo lo dicho hasta ahora se resume en estas pocas palabras: si bien el cuentista tiene que tomar un hecho y aislarlo de sus aparien- cias para construir sobre el su obra, no basta para el caso un hecho cualquiera; debe ser un hecho humano o que conmueva a los hom¬bres, y debe tener categoria universal. De esa especie de hechos esta lleno el mundo; estan llenos los dias y las horas, y adonde quiera que el cuentista vuelva los ojos hallara hechos que son buenos temas.
Ahora bien, si en ocasiones esos hechos que nos rexJcan se presentan en tal forma que bastaria con relatarlos para tener cuentos, lo cierto es que comunmente el cuentista tiene que estudiar el hecho para saber cual de sus angulos servira para un cuento. A veces el cuento esta determinado por la mecanica misma del hecho, pero tambien puede estarlo por su esencia, por sus motivaciones o por su apariencia formal. Un ladronzuelo cogido in fraganti puede dar un cuento excelente si quien lo sorprende robando es un hermano, agente de policia, o si la causa del robo es el hambre de la madre del descuidero; y puede ser tambien un magnifico cuento si se trata del primer robo del autor y el cuentista sabe presentar el desgarron psicologico que supone traspasar la barrera que hay entre el mundo normal y el mundo de los delincuentes. En los tres casos el hecho tema seria distinto; en el primero, se hallaria en la circunstancia de que el hermano del ladron es agente de policia; en el segundo, en el hambre de la madre; en el tercero, en el desgarron psicologico. De donde puede colegirse por que hemos insistido en que el hecho que sirve de tema debe estar libre de apariencias y de todo cuanto no sea expresion legitima de su sustancia. Pues en estos tres posibles cuen- tos el tema parece ser la captura del ladronzuelo mientras roba, y resulta que hay tres temas distintos, y en los tres la captura del joven delincuente es un camino hacia el corazon del hecho-tema.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>