A manera de conclusión: desafíos y perspectivas de la teoría del desarrollo económico neoinstitucional -8

Finalmente, diremos que, lógicamente, la teoría del desarro-llo económico neoinstitucional no representa un cambio pa-radigmático en el sentido lakatosiano, sino que al hacer regresar a la economía a sus raíces, deben reconocerse los logros que en cuestión metodológica hicieron avanzar a la ciencia económica, pero que al reducirla a una serie de principios, axiomas y ecuaciones formales del comportamiento económico de los agentes, han fallado en el momento en el que la compleja realidad económica se ha venido trasfor- mando, en el devenir histórico, siempre cambiante y siempre complejo.
Desde esta perspectiva, la teoría del desarrollo económico neoinstitucional y el aporte de North representa para la ciencia económica, una recuperación de su sentido social, que desde su nacimiento le distinguió. En tal sentido, sustituye en gran medida al supuesto líder de toda ciencia y particularmente de la economía: el ceteris paribus y lo recupera en el momento preciso donde no sólo las variables económicas fundamentales están en movimiento mutatis-mutandis sino el ser humano y su amplio espectro de comportamiento dinámico- complejo. Es decir, con esta propuesta híbrida, la nueva teoría del desarrollo económico neoinstitucional no está planteando un borrón y cuenta nueva, sino una nueva forma, más rica, de hacer análisis y proponer soluciones a los viejos y nuevos problemas económicos.
Al plantear la teoría del desarrollo económico neoinstitu- cional la incorporación de factores culturales, políticos, socia-les, de gobierno, y de la sociedad bajo otra forma de organiza-ción social, que de una u otra manera influyen en las decisiones de los agentes económicos, amplía los modelos de representación monística por una transdisciplinariedad dialéctica e integral con base en la institución en tanto eje integrador. En este sentido, en la medida en la que avancemos en la comprensión de qué son y cuál es el significado de las instituciones, muy probablemente comprenderemos mejor el funcionamiento del sistema económico y las leyes que lo ri-gen, para incidir en las leyes de la distribución y hacer de di-cho sistema económico, realmente un factor de desarrollo económico armónico y equidistributivo en lo social y al inte-rior de las naciones.
Sólo si la teoría del desarrollo económico neoinstitucional logra consensar, sobre la necesidad de revisar los supuestos fundamentacionales de la ciencia económica, la hará evolucio-nar, en el sentido amplio del término, sin pasar por un cambio de paradigma, porque eso retardaría la posible toma de deci-siones para resolver la pobreza. De esa manera, la ciencia económica que ha generado teorías, modelos, políticas de desarrollo y económicas, que en muchos países han ido contra la esencia de su finalidad, podrá en efecto, cumplir con dicha finalidad de contribuir al cambio económico con significado social.

Es decir, las instituciones eficientes representan el buen engranaje de la rueda de la economía, pero éstas deben surgir o perfeccionarse a partir de las realidades y condiciones so-ciales y naturales locales. Sólo en este sentido, representarán realmente la variable endógena de toda teoría, estrategia y política de desarrollo. Así es como se debe entender esta pro-puesta híbrida de desarrollo económico, para poder compren-der por qué un país perpetúa su condición de subdesarrollado y en cambio otro, la supera. Ello, valga decir, como corolario, se hará realidad en la medida en la que cada vez más economistas y académicos de otras ciencias nos interesemos y comprometamos nuevamente con la esencia de nuestra ciencia económica, que tiene razón de ser, sí logra progreso social y económico incluyente en el presente, en una perspectiva de largo plazo.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>